Experto internacional pronostica tormenta solar que podría acabar con Internet

28/11/2023
Ciberseguridad: Consejos Cruciales para Protegerse en el Mundo Digital
28/11/2023
¡Protege tu información! Recomendaciones de seguridad para dispositivos USB en Windows
01/12/2023
Ciberseguridad: Consejos Cruciales para Protegerse en el Mundo Digital
28/11/2023
¡Protege tu información! Recomendaciones de seguridad para dispositivos USB en Windows
01/12/2023
  • Desde Chile la profesora y premio nacional Teresa Ruiz pone bloqueador para  calmar la ansiedad.

  • Y en la VTI llaman a estar preparados ante todo tipo de contingencias, no sólo las tormentas solares. 

 

Las tormentas solares son como los terremotos. Todos los especialistas saben que puede ocurrir un movimiento de tierra, pero nunca cuándo ni cuánta será su potencia destructiva. Sin embargo, hay advertencias catastróficas como la del profesor de Astrofísica de la Universidad George Mason, Peter Becker,  quien dijo que en “el periodo de 2024 a 2028 podría ser una época en la que todo el internet se caiga durante semanas o meses, debido a una tormenta solar extrema“.

Los paños fríos o el bloqueador solar lo pone la profesora de la Universidad de Chile y Premio Nacional de Ciencias, María Teresa Ruiz, quien dice que “sabemos que en ciertos períodos, cuando el sol está en su máxima actividad, es más probable que hayan tormentas solares, pero también de repente ocurren tormentas solares cuando el sol está tranquilo en su mínimo”. La profesora Ruiz es la autora del libro “El Sol” en el que explica detalladamente lo que ocurre durante las tormentas solares. 

El sol, explica la académica, tiene un ciclo de actividad de 11 años y “ahora nos estamos aproximando al máximo de su actividad. Incluso puede haber varias pequeñas tormentas solares diarias. Cada una genera plasma solar con inyección de partículas de alta energía y rayos X que pueden afectar las actividades de la tecnología terrestre”.

Toda esa energía, incluso, puede traspasar el agua y dañar cables submarinos o descomponer microchips  e incluso alterar el desempeño de los sistemas de GPS de navegación aérea. 

Pero, “no hay nada que hacer”, comenta la astrónoma.  “El tiempo que tenemos para prepararnos no es más de un día y sólo se pueden proteger las redes de potencia de algunos satélites o algunos equipos”. 

Para la ingeniera en electrónica y jefa de infraestructura digital de la Vicerrectoría de Tecnologías de Información de la Universidad de Chile, Sandra Jaque, lo importante es estar preparados ante cualquier contingencia. “Las tecnologías son una herramienta estratégica en cada una de las organizaciones actuales y, por lo mismo debemos estar preparados ante cualquier amenaza ya sea un terremoto, un incendio o una llamarada solar”. 

Para ello independiente de la “causa del desastre” es necesario revisar los planes de recuperación contemplando al menos, revisar el diseño de las soluciones, sistemas redundantes, contar con los procedimientos actualizados, mantener activos los servicios de garantía para reemplazar equipamiento dañado, etc. y ciertamente es crítico también diseñar y ejecutar los planes de respaldo de datos e información, de modo que en caso de una emergencia sea posible recuperarlos para subir un sistema dañado. “El sistemas de respaldo para nosotros es parte de los sistemas críticos, el que nos permite respaldar los datos que custodiamos, por lo que, de darse un escenario de falla masiva de los equipos, acudiríamos a estos datos para recuperarlos y poner en funcionamiento los sistemas operacionales. El tiempo de respuesta dependerá claramente de la profundidad del daño”, agrega la ingeniera Jaque. 

 

LA HISTORIA REGISTRADA POR LA UNIVERSIDAD DE CHILE

 

Las tormentas solares mayores, como dicen los expertos, pueden quemar los aparatos electrónicos. Sucedió en el siglo XIX como se registra en el volumen 18 de los Anales de la Universidad de Chile. En una completa descripción del fenómeno ocurrido en 1859 y que recoge datos desde distintas partes del mundo, el texto sobre “Meteorolojía” destaca que en algunos lugares de Estados Unidos debieron desconectar los telégrafos. “La corriente telegráfica era tan fuerte que fue preciso cortar o desligar los alambres de las baterías a fin de prevenir una combustión y el desarreglo de las máquinas de trasmisión”, cita el documento histórico.

Este suceso meteorológico fue conocido como el evento Carrington y corresponde a la mayor tormenta solar ocurrida en los últimos 500 años. Según las descripciones, en la mañana del 1 de septiembre de 1859, el inglés Richard Carrington observó una explosión de luz blanca en el Sol. Desde su casa en Londres apuntó el telescopio hacia la estrella y mientras observaba vio dos enormes llamaradas de luz blanca. Esas erupciones desaparecieron a los 5 minutos, pero los efectos se hicieron sentir por varios días en la tierra en los hemisferios norte y sur. 

En Santiago Wenceslao Díaz describió las luces de esta aurora austral como un “arco luminoso. En la parte que coronaba al segmento oscuro era de intenso carmesí de donde iba disminuyendo por gradaciones insensibles hasta convertirse en rojo en la parte media que transformado más lejos en hermoso rosado claro debilitaba sucesivamente sus tintas para derramarse en vislumbres encarnadas i blanquecinas por la bóveda celeste Al través de esta gasa de trasparente  púrpura habían tomado las estrellas él color de oro”. 

Esa es la historia, pero en la actualidad, los especialistas saben que cada 25 años una tormenta solar fuerte golpea la superficie del planeta y cada tres años se producen tormentas solares menos potentes. En términos de números la probabilidad de sufrir una tormenta solar con una magnitud similar a la de 1859 es tan solo del 0,7 %.

Skip to content